Miel de Tineo

De color dorado, con un sinfín de aromas silvestres que le dan mucha personalidad y protagonismo para ciertas recetas. Destaca el aroma cítrico del pomelo y la cáscara de nuez, así como también el toque cereal del trigo y un suave jengibre, que acompañan un peculiar aroma a coco rallado.

En boca deleita su acidez y dulzor, que la hacen merecedora de ser un gran ingrediente en la coctelería, si de pisco o ron añejado se trata, un endulzante perfecto. Así también su sabor agridulce y su textura viscosa permiten en la repostería preparar recetas a base de harina, pan rallado o que tenga coco o jengibre como ingredientes.

Se sugiere utilizar en pequeñas cantidades, ya que posee gran dulzor.